El glamour del gran premio más importante de la F1 se vio opacado con las sorpresas. Desde Ferrari hasta Aston Martín, desde Leclerc hasta Vettel, todos dejaron algo qué contar. Al final, Max Verstappen ganó en Mónaco y es el nuevo líder de la Fórmula 1.

Por: Esteban Hernández

Lee también: LEWIS HAMILTON: EN EL OLIMPO DE LA FÓRMULA 1

Si hay algo que los seguidores del automovilismo en general le critican a la Fórmula 1 es su predictibilidad. En la máxima categoría, ganan los más poderosos en un 98% de las carreras; las victorias casi siempre se reducen a Mercedes, Red Bull o Ferrari en los últimos años. Al resto solo le queda pescar en río revuelto.

El Gran Premio de Mónaco es el más importante, por su historia y fama, en todo el calendario. Los autos se visten de gala para esta cita, se incrustan diamantes en los cascos y coches, Louis Vuitton diseñó un estuche especial para el trofeo y celebridades como Serena Williams y Erling Haaland no se perdieron el evento.

Sin embargo, al correrse en un circuito callejero y estrecho, es casi imposible hacer un rebase en pista, el espectáculo se reduce a las estrategias y a ver una larga cola de autos, uno tras de otro, como en hora pico de ciudad.

Por eso, no se espera mucho del Gran Premio de Mónaco, más allá de lo que pase en la clasificación. Pero, este fin de semana, dio la sorpresa en varios aspectos y todos igual de relevantes.

Lee también: LOS 5 MEJORES MOMENTOS DE JUAN PABLO MONTOYA EN LA FÓRMULA 1

Ferrari volvió a ser Ferrari: los coches de Maranello volaron el fin de semana, tanto que Leclerc se anotó la pole y Sainz culminó la carrera en segundo lugar a menos de 10 segundos de Verstappen. Por otro lado, volvieron los errores groseros que cuestan campeonatos, no repararon adecuadamente el coche del piloto local tras su accidente del sábado y dejó vacío el primer lugar en la partida. Leclerc vive una maldición en su propia tierra.

Red Bull adelante: Verstappen ganó en Mónaco y tomó el liderato del campeonato de Fórmula 1 por primera vez desde su debut. Por otro lado, Checo Pérez remontó hasta el 4 lugar tras iniciar desde el puesto 9 luego de una estrategia magnífica. Red Bull, es hoy, líder del mundial de pilotos y de constructores.

Mercedes desconocido: Hamilton brilló por su ausencia durante todo el fin de semana, terminó séptimo y logro rescatar la vuelta rápida de la carrera, en este mundial cada punto cuenta. Bottas estuvo mucho mejor, persiguió de cerca a Verstappen hasta la parada en boxes, donde la rueda delantera derecha se quedó atascada y debió retirarse. Insólito.

Mclaren, luz y oscuridad: mientras celebran el gran podio de Norris, lloran el mal resultado de Ricciardo que sigue sin despegar, tanto así que en su pista favorita, tuvo que dejar pasar a su compañero para que le tomara una vuelta de ventaja. La estrella de Netflix, sin puntos y sin honor.

Aston Martin sueña: aún no logran los resultados del año pasado cuando eran los Mercedes rosa, pero comienza a acercarse. Vettel fue nombrado piloto de la carrera y terminó quinto, mientras Stroll llegó en octava posición. Un buen rendimiento para la multimillonaria escudería.

Además: para resaltar la mejora de Alfa Romeo, el carrerón de Gasly que contuvo a Hamilton y la limpieza del gran premio. Cero accidentes en Mónaco no ocurren todos los días.

Mónaco rompió el libreto e ilusionó a los seguidores con nuevos rumbos en las próximas carreras. Siguiente capítulo: Azerbaiyán el 6 de junio.