Lewis Hamilton es el rey. En Portugal superó a Michael Schumacher como el piloto con más victorias en la historia de la Fórmula 1.

Nuevo domingo y un nuevo circuito. Esta vez el turno era para Portimão, que se vestía de gala para la ocasión, se apagaron los semáforos y rodaba la historia; el británico escribió hoy las páginas más doradas de su carrera. Hamilton ganó su octava carrera de la temporada y la número 92 en todo su historial, superando así las 91 de Schumacher.

Lewis cruzó la línea de meta y con un sinfín de sentimientos encontrados expresaba, “es un privilegio para mí trabajar con este equipo. Hoy pienso en Michael, siempre tendré la mayor admiración y respeto por ti; es realmente un honor ser mencionado en una misma oración contigo”.

Entre champagne y el abrazo de su padre, Hamilton agradeció a todo su equipo por tratar innovar cada temporada y aseguró que no estaría allí sin ellos. Día histórico, no sólo para el automovilismo, sino para el deporte mundial: se reescribe la historia en tierras lusas y emerge una leyenda.

Bienvenido al Panteón de la Fórmula 1 señor Hamilton, lo estábamos esperando.

Por: Alejandro Moreno
Twitter: @morenoce10

Foto Cortesía Fórmula 1