Cristian Castro Devenish debutó el pasado sábado con Atlético Nacional. El central viene de Portugal y genera ilusión en la fanaticada verde.

Por: Julio Palacio.

Cristian David Castro Devenish, tiene 19 años y es oriundo del municipio de Galapa, Atlántico. El jugador recientemente hizo parte de los microciclos de la Selección Colombia Sub20 y tiene la posibilidad de luchar por un puesto en la titular de Atlético Nacional. Jugador diestro, Castro Devenish ha demostrado su capacidad para actuar como central tanto en una defensa de tres o de cuatro.

Castro Devenish ingresó el pasado sábado e hizo su debut con la camiseta del verde, en su victoria 1-0 ante Quindío en la sexta fecha de la Liga BetPlay-II 2021.

Fase defensiva

Cuando es el defensa central que brinda cobertura secundaria es igualmente capaz de leer el juego, y rápidamente ajustar su posición como corresponde. Sus esfuerzos son complementados consistentemente por la aceleración que logra, rivalizando con la de los contrarios más rápidos, hasta el punto que puede retener a quienes intentar abrirse con potencia hacia adelante. Ese mismo timing también se aplica a sus intentos de lograr intercepciones y cortar pases antes de que lleguen a sus destinatarios.

Uno contra uno, donde es un gran robador si el rival decide encararlo, aunque también puede realizar buenas temporizaciones defensivas alargando la acción y dando tiempo a las ayudas y a que el equipo se ubique correctamente.

Lee también: OTRA BAJA PARA ATLÉTICO NACIONAL

Se siente cómodo lejos del área, donde también tiene capacidad para anticiparse a los pases cortos y anular los desmarques de ruptura rivales. Por otro lado, no tiene problemas en ir al suelo (abajo), ya que es un gran dominador del tackling.

Juego aéreo

Si fuera del área es un defensa muy correcto gracias a su potencia, lectura y su 1,92 de estatura. En el área, dentro de ella es realmente impactante. Su fortaleza en todo balón aéreo es un seguro. Eso sí, le cuestan aún las marcas personales en los centros. De hecho, a balón parado suele ocupar una zona, frontal del primer palo o del segundo.

Es capaz de ejercer un gran dominio –en gran parte– debido a su fuerte corpulencia y sus movimientos potentes que lo hacen tan imponente en el juego aéreo. Si esto lo hace destacarse en los duelos directos, también lo convierte en un activo tanto para atacar como para defender en las acciones a balón parado. 

Fase de creación

No es un central que se caracterice por la capacidad de filtrar balones hacia los medios centros en la salida de balón, aunque eso no quiere decir que no pueda hacerlo, ya que lo ha desarrollado ocasionalmente en situaciones extremas. Sin embargo, sí tiene la capacidad de realizar circulaciones de lado a lado con soltura y marcando los tiempos correctamente.

Lee también: ¿CUÁNDO DEBUTA DORLAN PABÓN EN NACIONAL?

Asimismo, se siente cómodo con el pase por fuera en ventaja para el lateral. Cuenta también con un buen desplazamiento en largo, muy potente y capaz de atacar las espaldas de las defensas rivales ante un desmarque de ruptura o bien para realizar cambios de orientación diagonales.

Mejoras

Aún tiene cosas por corregir más allá de esos despiste en las marcas. Aunque parezca mentira, en ocaciones, suele llegar a los balones divididos sin contundencia, facilitando la continuación directa o indirecta del rival. Tampoco son demasiado fiables sus pases filtrados. En la precisión del pase corto debe trabajar para perfeccionarlo; mientras que su pase largo es mejorable.

El problema, posiblemente, reside en su forma de pegarle. También suele tener falta de decisión en balones divididos. Igualmente, le ocurre en los despejes. A veces intenta controlar balones realmente complicados que, por la zona de la cancha en la que está, se convierten en muy peligrosos en caso de pérdida.

Lo mejor de esto es que Cristian Castro posee lo más difícil de la ecuación, aquello que es más difícil de entrenar. Algo que se tiene o no se tiene, y que en un defensa con sus aptitudes físicas le pueden convertir en uno de los mejores. Porque a sus 19 años, la sobriedad, moderación y mesura del chico de Galapa, es peculiar y emblemática. Una base sobre la que formar un tremendo defensor.