Yaser Esneider Asprilla, quien cumplirá 18 años este mes, llegó sin hacer ruido como si hubiese llegado por las antiguas catacumbas, allí donde los primeros cristianos se reunían en secreto. Pocos esperaban que el joven antioqueño nos brindara tanto fútbol a tan corta edad.

Por: Julio Palacio.

Yaser Asprilla ha demostrado ser un jugador diferente. La sutileza con la que ejecuta sus acciones, sumado a la alta interpretación del juego que posee para su edad, dictamina que hablamos de una zurda especial.

Ha bastado poco para producir muchísimo, cada vez que ha conseguido actuar cerca del área rival. Asprilla necesita contactar permanentemente con la pelota, dominar el juego y cambiar el ritmo de la jugada desde sus acciones. Él condiciona las estructuras defensivas rivales a partir de su intuición para ocupar los espacios libres y dañinos para el contrario; sobre todo a partir de sus conducciones con el balón.

Lo que lo hace imprevisible es su lectura para elegir cuando salir por un perfil o por otro, cualidad que domina a la perfección. Cuando elige ir hacía el carril central, su sensibilidad para trazar apoyos entre líneas lo colocan rápidamente en disposición de filtrar un último pase o buscar el disparo a puerta. Por el contrario, cuando sale hacía línea de fondo, no le pesa jugar a pie cambiado: suele frenar, girar y desbordar a su par con tremenda facilidad.

Lee más análisis de Julio: NELSON PALACIO: UNA JOYA QUE BRILLARÁ CON LUZ PROPIA

Tiene muy buen giro para sortear presiones y suma registros como la buena conducción, gran golpeo con la parte interna del pie izquierdo, y visión para ver desmarques en el momento preciso.

Envigado tiene piezas que le ofrecen verticalidad, poderío ofensivo y un equipo del talento que lo apoya. De esta manera, la capacidad y proyección que se adivina de él rozan cuotas altísimas, porque en un equipo que es capaz de ofrecerle muchas ventajas a través del colectivo, y de colocarlo en su mejor zona por las particularidades del sistema, ademas de rodearlo de compañeros que hablen su mismo lenguaje futbolístico.

Sus cambios de posición no han sido impedimento para ver a Yaser pasear su talento en cada campo del FPC. Como enganche en 4-2-1-3 o extremo en el 4-4-1-1 y, sobre todo, partiendo del sector diestro en cualquiera de las variantes utilizadas durante la campaña. Partiendo desde la derecha, suele interiorizar mucho su posición para activar su pierna buena, la zurda.

Apareciendo por cualquier sector del ataque, es un continuador de jugadas. Recibe el balón y busca soluciones gracias a su juego asociativo. No es excesivamente rápido, pero sí lo suficiente para sortear uno o dos rivales y con ello desordenar el bloque defensivo del rival. Condiciona porque sus compañeros lo buscan mucho y lo convierten en el eje de los ataques.

Lee más análisis de Julio: CRISTIAN CASTRO, ‘EL ROOKIE’