Independiente Santa Fe cayó 2-1 ante un River Plate que jugó con sus únicos 11 titulares, incluido Enzo Pérez que fue el arquero. Vergüenza.

En la antesala del partido se habló mucho. River Plate solo disponía de 10 jugadores para enfrentar a Independiente Santa Fe por Copa Libertadores. La razón: el brote de COVID-19 que afectó al equipo de la ‘banda cruzada’ y que dejó 20 contagiados.

Lee también: ¿SE CONTAGIARON EN BARRANQUILLA? EL COVID-19 GOLPEA A RIVER PLATE

River apeló a un orden impresionante, presión constante y demasiada solidaridad por parte de sus únicos 11 jugadores, quienes evitaron a toda costa que Santa Fe rematara al arco defendido por Enzo Pérez, quien viene superando una lesión.

A los 3 minutos, tras un error de Fainer Torijano, la pelota le quedó a Fabricio Angileri que puso el 1-0.

Pero River no bajó la marcha y 3 minutos después y tras otro error de Torijano, Julián Álvarez marcó el 2-0. Sorpresa para todos y papelón de Santa Fe.

Incluso el local tuvo varias oportunidades para irse adelante, mientras que Santa Fe lució perdido, errado y nunca entendió el contexto del partido.

Tras varios cambios y cuando el cansancio hizo mella en River Plate, Santa Fe logró el descuento a través de Kelvin Osorio.

El River Plate de Marcelo Gallardo volvió a escribir una noche histórica, superó la adversidad y quedó a punto de clasificar a octavos de final. Mientras que Santa Fe evidenció no solo su mal nivel, sino la pobreza que viene padeciendo el Fútbol Profesional Colombiano.

Noche heroica en Argentina y vergonzosa en Colombia.