Por: @juancapera27

El partido de ida por la segunda llave de los cuartos de final de la Liga Betplay entre “Pijaos” y “Tiburones” terminó con ventaja mínima para los de Barranquilla en la serie.

En un partido cerrado y poco vistoso entre ambas escuadras, el equipo de Amaranto Perea supo aprovechar los errores del Tolima para llevarse los primeros tres puntos.

Los primeros minutos del partido fueron de ida y vuelta. Hernán Torres propuso una línea de tres volantes de recuperación con Yeison Gordillo, Guillermo Celis y Juan David Ríos, que le estaba causando problemas al Junior para salir por las bandas. Al estar el capitán del cuadro ibaguereño plantado como eje de recuperación, Celis y Ríos tenían mayor libertad para taponar a Marlon Piedrahita y Gabriel Fuentes.

Al minuto 24, “Cariaco” Gonzales hizo un centro pasado. Nilson Castrillón, lateral derecho del Deportes Tolima y quien tuvo un partido para el olvido; intentó rechazar, pero le sirvió el balón a Miguel Ángel Borja, goleador del campeonato. Borja definió a la esquina inferior derecha de Álvaro Montero, quien voló pero no llegó. 1-0 para el “Tiburón”.

Tolima lo intentó sin mucha claridad. La pelota quieta originada por las faltas de los “Curramberos” fue la única fórmula que le permitió al equipo de Hernán Torres, pisar el área local en los primeros 45. En una de estas llegó el que parecía iba a ser el empate de los “Musicales”. Tras un centro venenoso de Jaminton Campáz y una defensa aérea insegura del cuadro local, Leyvin Balanta aprovechó un rebote y la envió al fondo de la red. Sin embargo, tras revisar la acción en el VAR, Carlos Betancur, decidió de forma justa anular la acción por una mano del jugador bogotano.

La segunda parte en el Metropolitano, nos mostró un Junior que supo ser un buen administrador de la ventaja que había obtenido. Con una defensa bien parada y dos volantes de recuperación muy comprometidos, le cerró las puertas a un Tolima que lo intentó, pero con el pasar de los minutos se fue desesperando y se le fueron agotando los recursos.

Hernán Torres probó solucionarlo desde el Banco. Luis Miranda ingresó como delantero centro en lugar de Francisco Rodríguez, y Anderson Plata por Omar Albornoz. Cambios netamente nominales que no produjeron ninguna variante en el esquema táctico de “Los Pijaos”.

Junior siguió controlando el partido y aprovechaba la intención del Tolima para contragolpear, incluso en algún momento pudo ampliar la ventaja cuando James Sánchez se inventó una pared con Cariaco Gonzales para vulnerar la defensa vinotinto. Montero se vistió de héroe.

Amaranto también hizo cambios y sacó a sus extremos para refrescar su nómina que resistía con puro físico las intenciones del Tolima. Cetré ingresó en ligar de Hinestroza y Sherman Cárdenas fue el cambio de Cariaco Gonzales.

Torres se animó a ir un poco más hacia el frente y sacrificó un hombre de marca, por un extremo. Ríos por Estupiñan. Por otro lado, Miguel Borja salió resentido y Carmelo Valencia lo remplazó. James Sánchez le dio su lugar al juvenil Fabian Ángel.

Junior logró meter el partido en el congelador y Tolima no lo pudo sacar de allí. Al minuto 83 ingresó Juan Pablo Nieto por Jaminton Campáz y Carlos Robles por Guillermo Celis.

Tolima levantó un poco su juego, pero aún le falta para terminar de convencer a la hinchada ibaguereña. Planteó un partido defensivo, un error infame de Nilson Castrillón le sirvió a Borja en bandeja de plata el primer gol de la serie hasta ahora. Debe remontar en casa, luchando contra sus propias estadísticas que lo señalan como un mal local. Hernán Torres espera encontrar el lado débil de un fuerte Junior y hacerle daño para remontar o llevar la serie a los penales, si no, el del próximo domingo 29 de noviembre en Ibagué, podría ser el último partido del año para “El Vinotinto y Oro”.