En el automovilismo no siempre gana el que más acelera, sino el que mejor maneja las situaciones de las carreras. A continuación, las claves del Gran Premio de Rusia en la Fórmula 1.

Por: Esteban Hernández

Lee también: EL FUTURO DE LA FÓRMULA 1 ESTÁ AQUÍ

En días anteriores, durante una entrevista, Juan Pablo Montoya afirmó que, aunque la temporada de Fórmula 1 ha sido emocionante – en mi concepto la mejor de los últimos 5 años -, también hay que admitir que ha faltado calidad. Y creo que tiene razón: Hamilton y Verstappen están luchando codo a codo por el título mundial. Sin embargo, se han estrellado un par de veces y han parecido niños al volante, algo que tal vez se da por la confianza que tienen en la seguridad que les brinda el coche. Seguro, segurísimo, el accidente de Silverstone y el de Monza no lo hubieran cometido Hunt, Lauda, Senna, Prost o Mansell, en su momento, especialmente el de Inglaterra.

A pesar de esto, volvemos a la primera observación de Montoya: “ha sido un año emocionante”. Y, personalmente, ya me volví hasta cansón repitiendo la frase: “acabamos de vivir la mejor carrera de la temporada”. Pero ¿qué le puedo hacer? Sochi lo hizo, y nos dejó un show visual que, a muchos, nos tuvo aferrados hasta la última vuelta.

A continuación, hablamos de las claves del Gran Premio de Rusia en la Fórmula 1:

  1. Categórico Hamilton: no se ganan 100 grandes premios todos los días. De hecho, es la primera vez que alguien lo consigue en la Fórmula 1. Y quien sabe si alguna vez otro piloto pueda, siquiera, igualar esta marca. El inglés tuvo una carrera cerebral. No salió a comerse el mundo, sabía que Verstappen salía desde el fondo, por lo que no arriesgó el auto; perdió un par de posiciones, cuidó neumáticos y, en el momento justo, sacó el Hammer time y se puso en posición de ganar la carrera. Sin embargo, me atrevo a asegurar algo, si no llega la lluvia, hubiera logrado, igualmente, un gran segundo puesto. 
  2. Excelso y oportuno Verstappen: Max salió desde la última posición y, en gran parte de la carrera, no tuvo rivales, tanto que alcanzó a Hamilton antes de la primera parada en boxes. Sin embargo, tanto acelerar terminó sus neumáticos y se fue quedando. Todo pintaba para que el holandés terminara séptimo el GP, pero llegó la lluvia, entró justo a tiempo y, le fue tan bien con su estrategia, que terminó en segundo lugar la carrera. Sí, perdió el liderato del campeonato, pero pudo ser mucho peor el golpe al salir de Rusia. 
  3. Norris y la inexperiencia: si había una razón para sufrir en las últimas vueltas, era porque muchos (me incluyo), queríamos ver a Lando ganando su primera carrera de Fórmula 1. La conducción del piloto de Mclaren fue impecable. Superó a Sainz y lideró el GP con autoridad, tanto que creo que Hamilton no lo iba a rebasar al final. Pero llegó la lluvia y, mientras el heptacampeón le hizo caso a su equipo y entró a boxes, Lando creyó en él y no cambió los neumáticos; estrategia que le salió tan cara que terminó en el séptimo lugar. Fue declarado piloto del día y, tal vez pronto, el destino le dé su revancha. Por ahora, debe aprender de sus errores, así se forja un campeón. 
  4. Williams y su progreso: no solo tienen a un gran piloto en George Russell. De verdad ilusiona ver a Williams peleando, de nuevo, así sea en sesiones de clasificación. El podio del sábado fue conformado por un piloto de Mclaren, uno de Ferrari y uno de Williams, las tres escuderías más importantes en la historia de la F1. ¿Saben desde hace cuánto no se daba esto en una qualy? Desde el GP de Brasil de 2004. Esa vez, Barrichello logró la pole con Ferrari, seguido de Raikkonen en un Mclaren y cerró el podio, en un Williams, Juan Pablo Montoya. Al final, ese domingo, ganaría el colombiano. Hoy, los ingleses no son tan poderosos como antes, pero siguen sumando puntos. Russell culminó en P10 y nos ilusiona con un regreso triunfal, algún día, de la escudería que tuviera a pilotos como Senna, Mansell, Prost, Hill, Montoya, entre otros. 
  5. Magical Alonso: no quería terminar sin reconocer el gran trabajo del asturiano, el cual le dio trabajo de más a los Red Bull y, también por culpa de la lluvia y el descontrol que significó para muchos en la estrategia, terminó perdiendo una oportunidad en el podio. Pero genera nostalgia y emociona ver a un bicampeón luciéndose en pista.

Lee también: LOS MEJORES MOMENTOS DE JUAN PABLO MONTOYA EN LA FÓRMULA 1

Hamilton, ahora, lidera el mundial por 2 puntos y, en quince días, nos encontraremos en una pista nostálgica del gusto de muchos. ¡Nos vemos en Turquía!