En un partido donde se habló más de situaciones extra deportivas que del juego, Atlético Nacional no pasó del empate ante Nacional de Uruguay. De esta forma, el equipo colombiano ahora es tercero de su grupo con 5 puntos, uno menos que Universidad Católica, a falta de dos partidos por disputar.

Debido a la situación social que se vive en Colombia, el encuentro entre colombianos y uruguayos se tuvo que retrasar una hora más de lo pactado. Antes del partido, los charrúas tuvieron problemas para salir de su hotel rumbo al estadio.

Lee también: «NOSOTROS MANDAMOS». LA PELEA DE NACIONAL DE URUGUAY EN PEREIRA

Afuera del hotel donde se hospedaba Nacional de Uruguay, decenas de manifestantes gritaban que el partido no se podía jugar. La delegación del equipo Tricolor se sumó a ese llamado y se quejó ante Conmebol. Sin embargo, para el ente organizador las garantías estaban dadas para “jugar al fútbol”.

Todo este contexto hizo que el partido se ‘picara’ incluso desde antes del pitazo inicial. Los uruguayos llegaron al Hernán Ramírez Villegas con insultos hacia el equipo colombiano y, los locales respondieron a estos en zona mixta.

Metiéndonos de lleno en el partido, lo que menos hubo fue fútbol. Ambos equipos se preocuparon más por su orden defensivo y, por chocar al rival, que por intentar ganar el compromiso. De esta manera, el partido se hizo lento, trabado, con poco ritmo y sin ocasiones reales de peligro en los arcos defendidos por Quintana y Rochet.

En el primer tiempo las emociones fueron casi inexistentes. Para la etapa complementaria, Atlético Nacional tuvo el balón, pero no tuvo profundidad, variantes, creatividad y mucho menos efectividad. Los uruguayos, por su lado, se hicieron fuertes en marca, disputaron bien los duelos y no sufrieron el partido.

Lee también: ¿EN DUDA EL PARTIDO DE NACIONAL DE COPA LIBERTADORES?

Al minuto 63, el lateral uruguayo Cándido vio la expulsión por un golpe sobre Yerson Mosquera. En la jugada, el juez central también amonestó a otros 4 jugadores (3 del visitante y a Jarlan Barrera en el local).

Luego de la expulsión, Alexandre Guimarães se animó a hacer cambios. Así, sacó a Yerson Mosquera y metió a Alex Castro. Otra de sus variantes fue el ingreso de Jefferson Duque por Jarlan Barrera.

Pero el equipo verde no respondió. Las situaciones que creó fueron muy pocas y, a pesar de que lo pudo ganar en el último minuto, dejó una muy mala imagen en un partido donde, no solo no ganó, sino que complicó su clasificación.

De esta manera el grupo quedó así: Argentinos Juniors es el líder con nueve puntos, seguido de Universidad Católica con seis, Atlético Nacional con cinco y Nacional de Uruguay con dos unidades.

Lo anterior obliga a Atlético Nacional a buscar la victoria en sus 2 partidos restantes cuando visite, primero a Argentinos Juniors, y luego a Universidad Católica.