El fútbol “calle” o “de potrero” parecía extinto ante la inundación de cemento, canchas sintéticas y el crecimiento de la urbe en las ciudades y diferentes zonas del país y del mundo.

Por: Oscar Corredor.

Sin embargo, vimos que aún quedan vivas algunas especies que practican este fútbol y, por lo cual, hay que cuidarlos y protegerlos. Están en Argentina, por si acaso.

La Copa América 2021 ha sido calificada como plana, sosa y aburrida por los hinchas que, por fuerza mayor, vieron dicho certamen a través de las pantallas de televisión y otros dispositivos que hoy existen. Partidos aburridos y un esquema de clasificación –fase de grupos– que resulta poco atractivo por lo lento y evidente, dado que casi siempre termina con la eliminación de Venezuela y Bolivia, dos selecciones que ofrecen muy poco en este torneo.

Lee también: BRASIL VS ARGENTINA: GRAN FINAL DE LA COPA AMÉRICA

En frente tenemos un torneo europeo que, todo lo contrario, deleita la pupila y el gusto del televidente y del hincha del fútbol. Torneo competitivo, con grandes figuras y partidos que sobresalen desde el minuto 1 hasta el 120, como ocurrió con varios encuentros que se fueron hasta el tiempo extra y terminaron con la definición desde el punto penal o “la lotería” como lo llaman algunos.

Tocando el tema de los penales, es que entra el ingrediente principal de este escrito: el fútbol calle. Argentina, con fútbol siempre vistoso, eliminó a una aguerrida Colombia que luchó hasta el último minuto de los 90 reglamentarios. En los penales apareció el protagonista: Damián Emiliano “Dibu” Martínez, quien usó eso que pensábamos algunos estaba extinto y se llama “fútbol calle”.

A Martínez no le bastó con su 1.93 de estatura para atemorizar a su rival, sino que usó la boca para ayudarse. Le dijo de todo a los colombianos, “Te voy a comer, hermano”, eso sí, no sin antes disculparse, como sucedió en el caso del cobro de Dávinson Sánchez, el cuál atajó.

“Si me la cruzás te la atajó, eh” le sentenció, el guardameta argentino a Yerry Mina antes del cobro. Además, como para anotar y no dejar pasar, le dijo “Mirá que conozco la posición” advirtiéndole a Mina que ya sabía cómo cobraba y a dónde lo dirigía. Resultado: penal atajado por “Dibu” y un Mina congelado ante lo sucedido. Acto seguido el arquero hace un gesto sexual con su cuerpo el cual algunos reclaman como “ofensivo”y que además debió ser castigado. No. Por otra parte, Messi, el mejor jugador del mundo, veía  con sus compañeros en la mitad de la cancha como el Damián, el “Dibu” se hacía figura ya con dos penales atajados. Además, le gritaba a todo pulmón a Yerry “Bailá, Yerry, Bailá ahora, Bailá”. Fútbol calle, una vez más.

Es el turno de Miguel Ángel Borja al cobro, ya Argentina había anotado por medio de Messi y Pezzella, De Paul había errado su cobro. “Miráme, miráme a la cara, cagón, mírame”,  le dice Martínez a Borja previo al cobro. Quizás debió ser amonestado también aquí el arquero argentino pero no, de eso se ve mucho dentro de la cancha. Barrio o potrero en toda su esencia. Una vez más, le repite Martínez a Borja: “Mírame, mírame” está vez sin ofensa; el delantero no se dejó asustar y remató potente y al centro, ante la volada del guardameta a un costado. Se lo grita en la cara y se lo baila para ponerle picante a la parte final. Una dosis más del sabroso y delicioso “fútbol calle”. Martínez se retira lentamente con ganas de “comerse” al colombiano.

Viene el turno de Edwin Cardona, uno de los más experimentados de este grupo y al que le conocemos ese fútbol de potrero, de amigos y con un toque de altanería. Recordemos que por eso no fue a la Copa Mundo de Rusia en 2018 (gesto ofensivo a los orientales). Eso es fútbol calle, algunas ocasiones se castiga, otras no.

En el último cobro Damián Emiliano Martínez no dijo nada, solo agrandó su cuerpo y esperó el cobro del jugador de Boca Juniors que, al parecer, ya venía asustado con lo anteriormente hecho por sus compañeros y ante las acciones y los gestos del arquero de la albiceleste. Cobro “telegrafiado” como se solía decir en otras épocas. Martínez celebró con sus compañeros, que con lágrimas corrieron a abrazarlo y, de paso, le dijeron a Edwin “nos vemos gordito” antes de celebrar la clasificación a la final de la Copa América ante Brasil.

Lee también: LAS BURLAS DE ARGENTINA TRAS LA VICTORIA ANTE COLOMBIA

Fútbol calle, con Messi, Di María y Lautaro, que la ponen como un corozo cuando la cogen; fútbol calle con Martínez, que “boconeando”, asustó a sus rivales y atajó 3 penales para clasificar a La Argentina; fútbol calle y de potrero con Messi y Neymar en la final. Cabe aclarar que, una vez finalizado el partido, el portero argentino elogió el juego de Colombia y lo calificó con un gran rival.

A Colombia, “le faltó potrero”.

Nota del autor: la cinta de capitán no la puede llevar el más pasivo de tu equipo, debe ser alguien que pueda hablar con el árbitro y “cancherée” a tu rival con esa potestad que da tener ese título dentro del terreno de juego.