Después de anunciar la renuncia de Joachim Lów a la Selección Alemana, la Federación de Fútbol comunicó que empezarían un proceso de busqueda para encontrar el reemplazante del técnico que consiguió la Copa del Mundo en el 2014.

Naturalmente y gracias a su prestigio, títulos y estilo de juego, emergió como candidato principal el actual técnico del Liverpool: Jürgen Klopp.

Al ser indagado sobre la posibilidad de asumir como técnico de la Selección Alemana después de la Eurocopa que se jugará en junio de este año el entrenador «teutón» declaró en rueda de prensa: «No, no voy a estar disponible para ser entrenador de Alemania en verano o después del verano. Me quedan tres años de contrato en Liverpool. Es simple. Firmas un contrato y lo cumples».

A pesar de las 6 derrotas consecutivas en su club, y que se ha mencionado que tanto el Liverpool como Klopp podrían necesitar un nuevo aire, el técnico respondió tajantemente a la posibilidad de recibir las riendas de su selección; por ahora está empeñado en continuar avanzando escalones en la Champions League y en sacar a los «Reds» del bache fútbolistico en la Liga Premier, donde han tenido grandes problemas defensivos, sumado a la poca efectiva de sus delanteros que antes brillaban por su agresividad en el área rival.