La ‘Canarihna’ mantiene su puntaje perfecto en lo que va de las eliminatorias rumbo a Catar 2022, pero esta vez no tuvo el espíritu avasallante con el que se le ha caracterizado.

Si bien es cierto que su mayor figura y estrella no pudo ser de la partida, Brasil no mostró un juego vistoso y careció de ideas en el último cuarto de cancha. Sólo un centro de costado que capitalizó Firmino alcanzó para derrotar a una Venezuela replegada y compacta que defendió cada balón.

El ‘Scratch’ saltó a la cancha con la premisa de festín de goles, pero la férrea doble línea defensiva por parte de los dirigidos por Peseiro lo impidió a toda costa. El primer tiempo tuvo a un local impreciso que buscaba confeccionar la apertura con un Everton Ribeiro comandando la mitad de la cancha y Firmino deambulando de izquierda a derecha buscando el resquicio.

Por su parte, la vinotinto apostó por la solidez defensiva y la búsqueda de pelotas largas para el solitario Rondón. Tuvo un par de escaramuzas por banda izquierda con Casseres y Soteldo pero no eran suficiente para incomodar el pórtico defendido por Ederson.

La segunda parte fue más de lo mismo: Brasil con paciencia trataba de hilvanar las jugadas con ‘Bobby’ pero no podía encontrar ni a Gabriel Jesús ni a Richarlison. Era todo de la ‘verde amarela’ que sometía a una visita que ya había renunciado a atacar. El partido se jugaba en un solo arco.

Pero tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe. Ribeiro ganaba el fondo por banda derecha, lanzaba el centro, Machís que no podía despejar y Firmino que solo tenía que empujarla para romper el cerrojo de Fariñez al 67’.

Victoria con lo justo de Brasil que no pierde hace 19 partidos por clasificatorias mundialistas desde 2015, pero que no tuvo su noche más brillante. Esta vez no hubo ‘Jogo Bonito’.

Alejandro Moreno
@morenoce10