A última hora, el Team USA de baloncesto se vio forzado a hacer el cambio de dos jugadores para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Por: Mateo Arroyave Díaz

Lee también: EL DREAM TEAM DE USA PARA LOS JUEGOS OLÍMPICOS

El Team USA no para de recibir malas noticias. Como si las dos derrotas en línea sufridas en los partidos amistoso frente a Nigeria y Australia ,y las diferentes críticas que han recibido del nivel mostrado en los juegos preparatorios de Las Vegas, no fueran suficientes; en ese sentido, Kevin Love y Bradley Beal tuvieron que ser reemplazados a última hora por Gregg Popovich.

Love por una lesión en su pantorrilla derecha, y Beal por protocolos de coronavirus, fueron reemplazados por Javale McGee y Keldon Johnson. Con ese cambio de jugadores, el Team USA buscará la medalla de oro en los Juegos Olímpicos.

La llegada de McGee al equipo, veterano de la NBA que cuenta con tres anillos de campeón; y de Johnson, joven con gran potencial que estuvo practicando con el resto de jugadores durante su corta estadía en Las Vegas, caen muy bien. Y seguramente estos jugadores aportarán su grano de arena en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Lee también: EL REY DE LAS VENTAS EN LA NBA

Pero al ver que el Team USA se queda sin un hombre que fue clave en el inolvidable campeonato obtenido por Cleveland en 2016 ante Warriors, como Love; y que gracias a esto, y otros factores, ya cuenta con la madurez que necesita cualquier plantilla a la hora de ir en busca de una medalla olímpica. Y que además de esto, pierde a un jugador que en su última temporada promedió 31.3 puntos, como Bradley Beal; las dudas se empiezan a generar respecto a qué tan lejos podrá llegar este equipo en el campeonato que tendrá su inicio el próximo 25 de julio.

Por ahora, los dirigidos por Gregg Popovich también deben preocuparse por la situación actual de Jerami Grant; quien al igual que Beal, debió entrar en protocolos de coronavirus. A diferencia del anterior, el ala-pívot de Pistons aún no ha sido descartado totalmente para la competencia.

Lee también: CHRIS PAUL, CADA VEZ MÁS CERCA DEL OBJETIVO