Erik Lamela metió un golazo de rabona, propio del premio Puskas, sin embargo salió expulsado y Tottenham perdió 2-1 ante Arsenal.

Pocas veces vemos goles de rabona, la dificultad de esta jugada hace que sea extraño que un jugador se anime a marcar así. Sin embargo, para Erik Lamela hacerlo parece bastante sencillo.

El argentino sorprendió a propios y extraños este domingo cuando al minuto 33 anotó de rabona en el clásico de Londres. Ese golazo significaba el 0-1 con el que Tottenham se iría adelante ante su eterno rival: Arsenal.

No obstante, el equipo ‘Gunner’ lo dio vuelta con goles de Martín Odegaard y Alexandre Lacazette.

Las cosas se complicaron para el equipo dirigido por José Mourinho, pues con el marcador en contra, el poeta de la noche londinense, Lamela, se iría expulsado y haría más difícil el panorama para los ‘Spurs’.

https://twitter.com/Ombudsman77/status/1371163390203285510?s=20

El partido concluyó 2-1, el gol de Lamela candidato hace méritos para estar en el premio Puskas, pero no sirvió de nada, o sí, para la anécdota.