El niño que emocionó al mundo en 2019 tras la victoria de Egan Bernal en el Tour de Francia, perdió la vida cuando entrenaba con su tío.

Lee también : “YO ERA CAPAZ DE DARLE UNA LIBERTADORES AL MEDELLÍN” MONTOYA

La imagen de Julián Esteban Gómez llorando de la emoción durante el recibimiento que tuvo Egan en Zipaquirá luego de su triunfo en Francia, se hizo viral en todo el mundo.

“Fue una emoción muy grande verlo. Es que Egan es nuestro ídolo y le dije que lo admiraba” afirmó en aquella ocasión el pequeño Julián, que también soñaba con ser un gran ciclista.

Pero sus sueños se vieron truncados por un accidente; este domingo se conoció que el niño de 13 años habría sido arrollado por una tractomula mientras entrenaba en la vía que conduce de Zipaquirá a Cajicá.

“Él venía como un loco pitándonos desde atrás, muy atrás. Antes del accidente, él ya nos venía pitando. Llegamos a los reductores, a la entrada de Manás; él bajó la velocidad para pasar los reductores, pero seguía arrimándonos el carro. El niño perdió el equilibrio y, como la mula venía tan pegada a nosotros, él se fue entre las ruedas” narró Guillermo Caicedo tío del menor y quién lo acompañaba el día del accidente.

Lee también : LA LESIONES EN TURQUÍA : UN DOLOR DE CABEZA PARA FALCAO

El pasado domingo la comunidad de Zipaquirá se reunió en una velatón para rendir homenaje y despedir al menor, además quedó inmortalizado en un mural.