«Cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta«, dicta un adagio popular. Sorpresas con los líderes y carrerón de Checo Pérez que ganó en Azerbaiyán y consiguió su segunda victoria en la F1.

Por: Esteban Hernández

Lee también: MÓNACO ROMPÍÓ EL LIBRETO

El Gran Premio de Azerbaiyán, a lo largo del fin de semana, dio luces de tener una sorpresa guardada bajo la manga. Solo el sábado, durante la clasificación, el 25% de la parrilla tuvo algún tipo de dificultad. Stroll, Giovinazzi, Ricciardo y Tsunoda se estrellaron, mientras Sainz tuvo un golpe que asustó a los seguidores de Ferrari.

La carrera espectaba muchos rebases, a diferencia de lo visto en Mónaco. Y así fue. Leclerc inició primero para la felicidad de los seguidores de Ferrari, pero poco a poco vio cómo el rendimiento de su coche se hacía inferior frente a los Red Bull y el Mercedes de Hamilton, por lo que fue cayendo, inclusive, detrás de Gasly y Vettel.

Por su parte, Verstappen y Checo Pérez demostraron, en pista, que el Red Bull está para grandes cosas este año. Se vieron imponentes en un circuito que no les favorecía en años anteriores debido a sus largas rectas. Lamentablemente, para Verstappen, el neumático trasero izquierdo se le pinchó a más de 320 kph y lo dejó sin chances de victoria a menos de 6 vueltas para el final cuando era líder.

El accidente del piloto de Red Bull y líder del campeonato le dio esperanza a un Hamilton que se vio mejor que en Mónaco, pero limitado frente a los autos del equipo austríaco. Toda la carrera, desde el tercer lugar, se había dedicado a perseguir sin éxito a Checo Pérez y, en el relanzamiento con autos detenidos, faltando 2 vueltas para el final, superó al mexicano, pero se siguió de largo en la primera curva del circuito, por lo que se quedó, inclusive, por fuera de los puntos; devolviéndole el liderato del campeonato a Verstappen.

En otro mundo, como si se tratara de una carrera diferente, se encontraban Checo Pérez (partió 6th), Sebastian Vettel (11th) y Pierre Gasly (4th). Los tres tuvieron una carrera para la posteridad, donde el alemán remontó y, gracias a los incidentes de Hamilton y Verstappen, se acomodó en el segundo lugar. Mientras que Gasly sigue mostrando que está para un equipo grande, combatiendo hasta el final con Leclerc y llenando el último escalón del podio.

Punto aparte para Checo Pérez, quien escribió una nueva ley. Desde 2015, año en que Verstappen debutó en la Fórmula 1, solo en dos carreras el holandés y Lewis Hamilton quedaron, juntos, por fuera de los puntos: el 6 de diciembre de 2020 en Sakhir (Verstappen accidentado con Leclerc y Hamilton no corrió por ser positivo para COVID) y hoy en Bakú. En ambas carreras el ganador fue el mexicano.   

Su carrera fue brillante, escalando desde el sexto al cuarto lugar en la primera vuelta, luego superó a Leclerc y, tras una pésima parada en boxes de Hamilton, se puso segundo. De ahí en adelante, siempre cumplió el rol de escudero, cuidando a Max y dejando que se escapara. No es fácil retener al 7 veces campeón del mundo y Checo lo hizo sin vacilar. Al final, gracias a los giros del destino, pudo ganar y no dejó escapar la posibilidad.

Con esta victoria en Azerbaiyán, Checo Pérez ya es tercero en el campeonato de F1.

Lee también: LOS CINCO MEJORES MOMENTOS DE JUAN PABLO MONTOYA EN LA FÓRMULA 1

La próxima cita, después de muchos inconvenientes por COVID, será en Francia, el 13 de junio.

Dato: desde el 27 de mayo de 2018 tras el Gran Premio de Mónaco que no ganaba para Red Bull un piloto diferente a Max Verstappen. En esa ocasión lo logró el hoy piloto de Mclaren: Daniel Ricciardo.

Para anotar: es destacable el nuevo papelón de Valtteri Bottas. Terminó 12, fuera de los puntos y nunca aspiró a un mejor resultado durante la carrera. Esta decepción se suma a la de Imola y Mónaco.