El futbolista brasileño Robson de Souza, más conocido como Robinho, ha sido condenado a nueve años de prisión por participar en una violación en grupo a una joven en una discoteca en Milán en 2013.

Robinho, que deslumbró al mundo con la camiseta del Santos y que jugó en clubes tan importantes como Real Madrid y Manchester City, participó junto a un amigo, Ricardo Falco, en la violación de una chica albanesa que celebraba su cumpleaños número 23 en un bar de Milán.

 

SU REGRESO FRUSTRADO A BRASIL

Santos, club que había anunciado a principios de octubre el regreso del delantero de 36 años, suspendió su contratación tras las presiones surgidas por la condena por violencia sexual que recibió en Italia.

En un comunicado, el club del estado de Sao Paulo, explicó que la operación fue suspendida para que el jugador pudiera «concentrarse exclusivamente en su defensa en el proceso que transcurre en Italia».

Hoy, después de muchas idas y vueltas en el proceso, se confirma que Robinho irá a la cárcel.

ANTECEDENTES 

Esta vez Robinho irá a la cárcel pero, en 2009, cuando participaba en la liga inglesa, se supo que la policía lo investigó por una presunta violación en un club nocturno de Leeds (centro), aunque, tras ser sometido a un interrogatorio, quedó en libertad bajo fianza. El futbolista negó esas acusaciones.