Tras imponerse con autoridad 130-103 en el marcador frente a Clippers en el sexto juego de la serie, Phoenix Suns se coronó como el campeón de la Conferencia Oeste y aseguró su participación en las finales de la NBA.

Por: Mateo Arroyave Díaz.

Por segunda ocasión en estos playoffs, el Staples Center fue testigo de una clasificación por parte de Suns a una siguiente ronda de postemporada, esta vez, siendo el escenario que acogió un partido que quedó grabado para la historia, pues el equipo de Arizona se clasificó a la gran final de la liga después de una larga espera de nada más y nada menos 28 años, desde aquella plantilla liderada por la leyenda Charles Barkley que llegó a dicha instancia luego de dejar en el camino a la ya extinta franquicia, Seattle SuperSonics, en el séptimo juego de la llave.

Lee también: TRAE YOUNG Y DEVIN BOOKER, GRANDES PROTAGONISTAS DE POSTEMPORADA

Tal como debía ocurrir, Chris Paul, con una extraordinaria actuación de 41 puntos, 8 asistencias, 4 rebotes y 3 robos, fue el mejor jugador del partido; y no solo se convirtió en el gran protagonista de la noche debido a dichos números, sino que, por primera vez en sus 16 temporadas disputadas en la mejor liga de baloncesto del mundo.

CP3 hará presencia en la ronda más importante de playoffs, en la que los Phoenix Suns esperan por el campeón de la Conferencia Este, final que está siendo disputada entre Milwaukee Bucks y Atlanta Hawks, y que va igualada con dos juegos por bando.

Luego de una merecida celebración, Suns respira tranquilo al saber que a diferencia del equipo con el que se enfrente en finales, habrá tenido más días de descanso y preparación cara al arranque de la serie.