Atlético Nacional, el club deportivo más grande y representativo de Colombia, vive uno de los presentes y pasados recientes más pobres que se le han visto, por lo menos, en la última década.

Constantes decepciones deportivas, cambios recurrentes de cuerpo técnico, futbolistas que parecen no tener la más mínima idea de la camiseta que representan y salidas en falso en los torneos internacionales tienen al borde del colapso a una de las hinchadas más numerosas y representativas de Suramérica.

Con este texto pretendemos, bajo nuestra lupa, hacer un diagnóstico de los futbolistas que hacen parte de su plantel actual pero consideramos que deberían dejar de pertenecer a la institución.

José Fernando Cuadrado: a esta altura, no solo es una locura que siga en Nacional, sino que haya sido el arquero titular en tantos partidos importantes. Su paso por la institución se puede resumir en un compilado de bloopers y la poca seguridad que inspira en el arco.

Geisson Perea: un defensor de esos recios y malacarosos que necesita cualquier equipo y que, además, llegó bien referenciado del Deportivo Pasto. Hasta ahora, torpezas, errores defensivos, malas entregas y lesiones.

Diego Braghieri: las expectativas a su llegada fueron tan altas que no ha logrado revalidar con fútbol lo que la hinchada y club esperaban. Huevos y patadas no son suficientes para mantenerse en Atlético Nacional.

Christian Blanco: los que habían visto jugar al pelao decían que, por características, era similar a Farid Díaz. Lo que no especificaron es que era parecido a la peor versión de Farid. De pronto, con rodaje en otro lado, pueda mejorar pero la relación con la hinchada hoy está rota, y esa ruptura es gracias a su bajo nivel.

Helibelton Palacios: este es uno de los casos más difíciles de analizar porque es un futbolista que, estamos seguros, sería titular en cualquier otro equipo del país pero en Atlético Nacional a esta altura representa el rostro del fracaso deportivo que vive el club desde 2018.

Christian Mafla: tres años en el club en los que, salvo algunos chispazos, ha brillado por su propensión a las lesiones y no aparecer en prácticamente ningún momento importante.

Estéfano Arango: era una apuesta por un futbolista con condiciones que hace no mucho era figura en Alianza Petrolera pero, entre la poca continuidad y su pecho gélido, boicoteó la oportunidad de su vida.

Fabián González Lasso: ni él mismo sabe cómo llegó a Nacional, un día se montó a un avión y se bajó a entrenar en Guarne. Tiene 27 años, una carrera de media petaca y el peor promedio goleador del país, hasta sospechosa fue su llegada.

*Jarlan Barrera, Vladimir Hernández y Yerson Candelo tendrán que demostrar mucho para no aparecer en una próxima actualización de este artículo*

 

Clic para leer: Los jugadores que saldrán de Atlético Nacional