La boxeadora colombiana Jenny Arias perdió la posibilidad de luchar por una medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La deportista se lamentó por el resultado.

Lee también: LA GRANDIOSA PARTICIPACIÓN DE RIGOBERTO URÁN EN TOKIO 2020

Luego de perder su segundo combate contra la filipina Nesthy Petecio, en la categoría pluma femenina del boxeo, Jenny Arias se lamentó por no lograr su objetivo en Tokio 2020. La colombiana era una de las candidatas de la delegación cafetera para obtener una medalla olímpica, pero este martes se quedó por fuera de la disputa.

Tras su derrota, la pugilista vallecaucana no pudo contener su tristeza. pues su preparación hacia Tokio había sido fuerte pensando en el podio.

“La verdad no era el objetivo, tenía una preparación muy fuerte, conocía a la rival, no salió como en el Mundial. Quiero pedirle no disculpas, porque el perdón es solo para Dios, pero pido perdón a mis entrenadores, los defraudé, tenían esperanzas en mí, y mis compañeros y mi familia… Esto no acaba acá y espero pararme de esta derrota y darle mas victorias a Colombia”, expresó Arias en los micrófonos de Caracol Sports.

Pero más allá del resultado deportivo, la verdadera motivación de Jenny Arias era personal. La boxeadora de 30 años lloró desconsolada por no lograr la medalla y el premio que tenía destinado para ayudar a su papá. Su padre sufrió un accidente que lo tiene con movilidad reducida, por lo que requiere una operación.

“A mi padre le digo que lo que más quería era mandarlo a operar”, expresó entre lágrimas.

Lee también: ESTA FUE LA PRIMERA MEDALLA OLÍMPICA PARA COLOMBIA

Por ahora, Arias volverá a Colombia con la intención de comenzar de nuevo su preparación para el ciclo olímpico de cara a París 2024. Sobre su situación personal, se conoce que las autoridades locales buscarán ayudarla con la salud de su padre.