FIFA 21 se ha caracterizado por ser una de las ediciones más cambiantes en toda la historia de la compañía.  EA ha decidido incluir un sinfín de modificaciones a tan solo casi 3 meses de su salida. Parches, nuevos modos competitivos, eventos distintos; algunos bien recibidos y otros causando gran revuelo en la comunidad fifera.

Lo cierto es que, en el afán de innovar y crear un contenido diferente, se están sacrificando ciertas costumbres y eventos que ya se tenían adoptados en el juego. Uno de estos es FUTMAS, que se basaba en lanzar dos cartas especiales diarias en un periodo de dos semanas. Para conseguir estos jugadores se debían completar única y exclusivamente los desafíos de creación de plantilla o DCP.

El evento como lo expresa su nombre tenía una temática navideña y rompía lo usual, es decir, la cantidad de jugadores y la variedad de estos hacían del FIFA una experiencia más entretenida sin tener que gastar dinero extra en FIFA Points.

Pues bien, al parecer el grinch se apareció por las oficinas de la compañía de videojuegos y arrasó con el concepto, reemplazándolo por los Freeze. Unas cartas con diseño de invierno que traían la novedad de sacar un jugador diario en plantillas con un cambio posicional. El evento no andaba del todo mal hasta que se anunció que iban a existir algunas unidades en sobres, allí comenzaba a fracturarse la relación.

A esto se le sumó el desfasado precio de algunos DCPs y rebosó la copa el anuncio de lanzar a jugadores esperados como Dembele y Maximin en el mercado; unos que terminaron oscilando en más de 1.3 millones de monedas cada uno, desatando así la completa inconformidad de la comunidad de FIFA quienes acusan a EA de haber destruido el evento navideño y romper una verdadera tradición.

Alejandro Moreno
@morenoce10