Aunque a principios del presente año el Poderoso se consagró campeón de Copa BetPlay, tuvo un mal rendimiento deportivo y problemas administrativos, sin duda el 2021, fue un año de olvido para el Medellín.

Por : Santiago Mejía

En el primer semestre del año, el equipo era dirigido por Hernán Darío Gómez, con quien consiguieron el campeonato de la Copa Betplay frente al Deportes Tolima. Pero, obtuvo una seguidilla de empates los cuales sus aficionados denominaron como “empatitis”, esto último causó duda de las técnicas ofensivas del DT antioqueño. El Medellín por Liga termino en la novena posición por detrás del América de Cali.

En el segundo torneo del año, los objetivos del Poderoso era clasificarse a instancias finales, situación que no sucede hace más de dos años. Al elenco paisa llegaron jugadores importantes como Adrián Arregui, Vladimir Hernández y Diber Cambindo para hacer una plantilla con alto nivel competitivo.

En el último semestre del año, Bolillo fue destituido después de una seguidilla de empates, y en su remplazo llego un hijo de la casa, Julio Avelino Comesaña, quien no ha podido remediar el bajo nivel futbolístico del club. Luego de empatar el clásico y a falta de una fecha, el equipo antioqueño se encuentra sin posibilidades de clasificar a la fiesta de los ocho.

Lee también : EL COMENTARIO MACHISTA DE EDUARDO LUIS

Por otra parte, los problemas administrativos del equipo del pueblo, han hecho poner el ámbito futbolístico en segundo plano, ya que sus aficionados se cansaron de los malos manejos gerenciales. Tras los malos resultado, y la mala gestión administrativa, el 2021 será un año de olvido para el Medellín.