El equipo de Miguel Russo tenía el título en sus manos hasta el minuto 96, cuando Luciano Lollo –de cabeza– empató el juego y forzó los penales.

Boca Juniors nuevamente gritó campeón. Con 3 colombianos en cancha desde el inicio (Jorman Campuzano, Edwin Cardona y Sebastián Villa), el equipo dirigido por Miguel Russo ganó desde el punto de penal el título de la Copa Diego Maradona a Banfield.

El juego fue trabado de principio a fin, muy cortado en el medio, pocas acciones en los arcos rivales. Hasta que llegó una genialidad. Diego González le puso un pase a Edwin Cardona en la banda izquierda, el colombiano enganchó hacia adentro, se le fue larga, pero puso su cuerpo y sacó un auténtico zapatazo que dejó sin opciones a su compatriota Iván Arboleda. Golazo y el ‘Xeneixe’ se iba en ventaja.

 

Lo que vino fue igual o peor que el resto del partido, juego violento, faltas e incluso la expulsión de Emanuel Mas al 87 le dio mucho drama a los minutos finales.

Sin embargo, Banfield no bajó los brazos y al 96 un centro al área, Alexis Maldonado la bajó al medio y sin querer queriendo, como diría Roberto Gómez Bolaños, Luciano Lollo la mandó al fondo y empató las acciones. El título se definió desde los 11 pasos.

La efectividad era absoluta, hasta que en el tercer disparo Jorge Rodríguez estrelló su remate contra el palo. Boca no falló ni un solo disparo y se proclamó campeón, sumando su título número 70 en su historia.