Los Angeles Lakers acumularon su tercera derrota de la temporada luego de caer 123-115 en el marcador frente a los Oklahoma City Thunder.

Por : Mateo Arroyave

Los seis partidos perdidos en pretemporada, fue un tema al que no se le dio mucha importancia, debido a que estos juegos se caracterizan por ser disputados a media máquina. En el arranque de la edición 75° de la liga, se esperaba ver a unos Lakers protagonistas desde el primer partido de la temporada regular, pues la reestructuración casi que completa de la plantilla realizada por el cuerpo administrativo en el pasado verano, llevó a que los fanáticos angelinos se ilusionaran nuevamente con ser campeones.

A día de hoy, luego de haber disputado ya cinco encuentros en lo que va corrido de la campaña 2021-2022, los Lakers se encuentran con un saldo negativo de dos victorias y tres derrotas, siendo la última, la que más críticas ha generado. A pesar de haber estado arriba en el marcador con una diferencia de 26 puntos, los 30 puntos anotados por Anthony Davis, y el triple-doble alcanzado por Russell Westbrook con 20 puntos, 14 rebotes y 13 asistencias, los dirigidos por Frank Vogel no pudieron evitar la caída ante los OKC, equipo considerado actualmente como uno de los peores de la liga, y que, hasta la jornada de anoche, no había conocido la victoria en la actual temporada.

La ausencia de LeBron James en cancha no deja de lado que esta derrota sea vista como una total sorpresa, pues, inclusive, la actuación del plantel angelino anoche significó un nuevo dato negativo para el conjunto amarillo y púrpura: los Lakers contaban con un récord de 230-0 en el lapso de las últimas 25 temporadas, cada vez que iban arriba en el marcador con una diferencia de mínimo 25 puntos. Además, la remontada por parte de los Thunder, es la remontada más grande en la historia del equipo de Oklahoma.

James Worthy, campeón en tres oportunidades con los Lakers, y leyenda indiscutible de la franquicia, afirmó que, “no se puede ser un ‘laker’ y jugar de esa manera. Puede ser la peor derrota que haya visto del equipo en mi vida”.

Lee también : LAS ARMAS OFENSIVAS EN EL ARRANQUE DE LA NBA

Así, los Lakers están atravesando una situación colectiva alarmante, pues más allá de los buenos números individuales, la plantilla no ha logrado alcanzar la química necesaria para la hora de afrontar los partidos. Por el momento, los fanáticos pueden conformarse con el hecho de que esto es apenas el arranque de la temporada, así que, con el pasar de las semanas, se estima que empezará a llegar la efectividad ganadora en el conjunto angelino.