El Deportivo Independiente Medellín cerraba la fecha número 14 de la liga en la siempre helada ciudad de Pasto y como de costumbre, se devolvía con las manos vacías.

Últimamente el ‘Rojo de la Montaña’ no da pie con bola –literal-; a pesar de una leve mejoría en el módulo de juego, aun no le alcanza para arañarle puntos a los equipos que se encuentran en lo alto de la tabla y mucho menos denotar una idea de solidez y regularidad. Javier Álvarez sigue moviendo la nómina y esta vez probó un 4-3-3.

Resobar de manos y sonaba el pito en el Estadio Departamental Libertad, el Pasto salía avasallante en busca de la apertura del marcador y Medellín aguardaba esperando a que pasara la presión alta del local.  Al 24’ los volcánicos encontraban su premio producto de una estética volea de Álvarez. Era el turno de reaccionar para el DIM que confeccionaba las acciones con Javier Reina tirado hacia la derecha e Israel Escalante por izquierda.

No pasaron más de 5 minutos para que el Medellín lograra la paridad, se juntaron los de las ideas; Castro que pivoteaba de espaldas, corría al espacio para un Reina que le daba lectura al movimiento y le devolvía la pared al ‘Chacho’ que definía de borde externo. GO-LA-ZO.

Pero la ingenuidad de nuevo pasó la factura cuando Larry Angulo veía la tarjeta roja por segunda amarilla en el 39’ luego de un exceso de conducción por parte de Walter Rodríguez. Pasto no desaprovecharía la superioridad numérica y derrocaría cualquier tipo de ilusión roja con el autogol de Díaz a 3 minutos de la expulsión.

Ya con el partido desnaturalizado, los del Galeras le bajaron revoluciones al segundo tiempo y le dieron trámite a un Medellín que salió a defender el 1-2.

Una decepción más para el pueblo ‘Poderoso’ que al menos se conforma con la existencia de conversaciones para llevar a cabo la venta del equipo, más sin embargo el equipo no levanta cabeza y se queda encallado en la décimo cuarta posición del rentado nacional.

 

Lea también: NACIONAL DEJÓ DE GANARLE A LOS GRANDES