Un histórico curry le devolvió la ilusión a warriors

Stephen Curry lideró a los Golden State Warriors en la vital victoria 107-97 sobre los Boston Celtics en el cuarto juego de las finales.

Lee también:  LEBRON JAMES CONFESÓ QUE QUIERE JUGAR EN LOS WARRIORS

No era un partido más; perder el cuarto juego de la serie ponía a los Boston Celtics a un solo paso de quedarse con el Trofeo Larry O’brien. Stephen Curry lo sabía a la perfección y como respuesta a a los diferentes comentarios que llegan por parte de sus detractores, se encargó de protagonizar una inolvidable noche en el mítico TD Garden.

El ‘Chef’ de la liga deslumbró a los espectadores con un total de 43 puntos, 10 rebotes, siete triples y cuatro asistencias durante los 41 minutos que estuvo presente en el maderamen, liderando así a los Golden State Warriors hacia el importante y necesario triunfo en territorio visitante, y estableciendo además dos récords que lo ratifican como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos:

– Curry se unió a Michael Jordan y a LeBron James como los únicos jugadores con 34 años o más, que han anotado como mínimo 40 puntos en algún partido de las finales de la NBA.

– Steph sumó su asistencia número 188 en la instancia definitiva de la liga y se hizo dueño de la onceava casilla en la lista histórica de asistentes en finales, superando así a Larry Bird y a Kobe Bryant (187).

Por otro lado, es importante añadir que, en los 148 minutos que ha tenido acción frente a los Celtics, el ’30’ se ha encargado de anotar un total de 137 puntos, dato que, unido a sus actuales estadísticas, lo convierten sin dudarlo en el mejor jugador de las finales en lo que va corrido de la serie:

34.3 puntos, 6.3 rebotes, 3.8 asistencias, 2.0 robos, 50% en tiros de campo y 49% en triples, son los promedios que acompañan al único MVP unánime de la historia, en los cuatro juegos que se han disputado hasta la fecha.

Lee también: JAYSON TATUM SIGUE LOS PASOS DE SU ÍDOLO KOBE BRYANT

Producto del prácticamente impecable trabajo defensivo mostrado por los Celtics el pasado 8 de junio, todo parecía indicar que, nuevamente en compañía de sus aficionados, los dirigidos por Ime Udoka se impondrían ante los Warriors, sin embargo, Curry tenía otros planes en mente, y ahora, luego de poner la serie 2-2 y recuperar la ventaja de la localía, el conjunto de la bahía se ilusiona con conseguir el séptimo campeonato de su historia, con el añadido de ver a su jugador franquicia hacerse con su primer MVP de finales, galardón que le fue esquivo en 2015, 2017 y 2018.

Deja una respuesta