Deportes Tolima perdió el liderato de la Liga Betplay tras caer como visitante frente a un serio Independiente Santa Fe, en una noche helada y lluviosa en el Nemesio Camacho el Campín.

El duelo por la punta del campeonato entre técnicos tolimenses, sacó como justo vencedor a Harold Rivera. En medio de un partido entorpecido por la lluvia y el terreno húmedo, “Los Leones” hicieron valer su condición de locales y le arrebataron al cuadro ibaguereño, no solo el liderato, sino también un invicto como visitante de 15 fechas. La última derrota de “Los Pijaos” fuera del Manuel Murillo Toro había tenido lugar en el Atanasio Girardot, cuando el cuadro dirigido en ese entonces por Alberto Gamero, cayó 1-0 frente a Atlético Nacional. Esto por la fecha 13 del torneo clausura del año 2019.

Regresamos a la actualidad para describir lo que se vio ayer en el tapete mojado del “Coloso de la 57” en la capital de la república. Antes de los 15 minutos de partido, “El Vinotinto y Oro” sumaba dos aproximaciones al marco “Cardenal”. Un centro a ras de césped de Jaminton Campaz que no alcanzó a puntear Luis Miranda, y un remate de media distancia con pierna derecha, también de Campaz, que se fue por encima del horizontal. Más allá de esto, el Deportes Tolima le cedió el balón y el terreno a un Santa Fe que, sin necesidad de mostrar un juego muy elaborado, mantuvo el balón lejos de su campamento.

 Yeison Gordillo, capitán y líder en el medio campo defensivo de “Los Pijaos”, tuvo que exigirse bastante en la primera parte y salió figura. Antes de finalizar el primer tiempo, una mano infantil de Sergio Mosquera dentro del área fue sancionada por Jorge Tabares y le dio la oportunidad más clara del partido hasta ese momento a Santa Fe para ponerse por delante en el marcador. Fabián Sambueza cobró con displicencia y le facilitó el trabajo a William Cuesta, el arquero suplente del Tolima que reemplaza a Álvaro Montero, quien se encuentra en Barranquilla bajo las órdenes de Carlos Queiroz. Cuesta atajó su primer penal con el cuadro “Musical” y se sacudió algunas críticas de la hinchada ibaguereña. 

Para los segundos 45, los dos técnicos enviaron a los mismos 22 jugadores al terreno. Cuatro minutos más tarde, un derechazo implacable de Andrés Pérez, rompió por completo la somnolencia de la noche bogotana, el balón recorrió unos 30 metros por los aires de la capital y terminó clavándose en el ángulo superior derecho del portero chocoano. 

En términos prácticos, allí terminó el partido. En los restantes 40 minutos de juego, un Tolima desesperado, sin ideas, sin el balón y sin alma, no pudo hacer mayor cosa para arrebatarle la victoria a un Santa Fe ordenado que supo cerrarle las autopistas a Omar Albornoz y a Andrey Estupiñán. 

Hernán Torrés miró al banco y echó mano del mismo para intentar salvar al menos un punto, Anderson plata entró en escena al minuto 62 en reemplazo de un agotado Andrey Estupiñán. Diez minutos más tarde, ingresó Juan David Ríos en el lugar de Carlos Robles. Ríos por momentos intentó recuperar la posesión para su equipo y filtrar balones venenosos a los hombres de ataque en el Deportes Tolima, pero tampoco esa fórmula dio resultado. Al minuto 91 y ya sin aparente sentido práctico, Juan Pablo Nieto entró a la cancha para relevar a Gordillo.

Por: Juan Manuel Capera