Ni el más reciente respaldo de su presidente Juan David Pérez, ni la mejoría de la que habló su técnico Juan Carlos Osorio y tampoco la presión de su hinchada, le sirvieron a Atlético Nacional para el juego de este sábado ante Millonarios, en el Estadio El Campín de Bogotá. El Verde paisa cayó 3-0 ante el equipo de Alberto Gamero en el clásico de la fecha 17 de la Liga BetPlay. ¿Osorio continuará en el cargo?

Lee también: Hinchada de Nacional reclama fútbol y resultados

En una pésima presentación, sobre todo en el primer tiempo, Atlético Nacional fue sobrepasado por el local que marcó a través de Emerson Rodríguez, Ayron Del Valle y Cristian Arango, ratificando así su mal momento. A Millonarios le bastaron 45 minutos para conseguir un triunfo importante y regalarle una alegría a su afición, mientras que Nacional se vio inseguro, sin ideas y con un entrenador sin reacción ante la goleada. Ni siquiera la expulsión de Vega iniciando la segunda parte, fue motivación para un equipo que no estuvo a la altura de lo que representa su historia.

Al minuto 18, y luego de ya haber anunciado en un par de ocasiones, una jugada colectiva del local terminó en los pies de Emerson Rodríguez, quien con el movimiento del cuerpo dejó mal parado a Diego Braghieri y quedó con el arco a disposición para patear desde el borde del área y vencer a José Cuadrado. 12 minutos después y con el defensor argentino de nuevo como protagonista, Millonarios sumó un tanto más: falta de Braghieri y penal para los embajadores que se encargó de patear Ayron del Valle, y de convertir tras el rebote. Finalizando el primer tiempo y con un Nacional totalmente desorientado, ‘Chicho’ Arango terminó de noquear marcando el tercer gol. Partido liquidado.

El segundo tiempo fue de trámite y sirvió solamente para ver lo que es Atlético Nacional desde hace un par de años: un equipo triste, sin ambición, que no se encuentra y no reacciona ante los golpes, que va cada vez más hacia el barranco y que necesita una renovación urgente para recuperar su buen nombre.

Al profesor Juan Carlos Osorio parece agotársele el crédito de aquella primera etapa ganadora, pues su segundo ciclo ha sido un constante dolor de cabeza con su arquero sin garantías, su defensa insegura, su medio campo sin ideas y su ataque sin eficiencia. Sin poder ganarle a los grandes y con una floja presentación internacional, ¿dará un paso al costado o intentará salvar el semestre? La paciencia de la hinchada se terminó y en Nacional habrá que tomar decisiones urgentes.