Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez asumió la dirección técnica del Deportivo Independiente Medellín en un momento más que complicado.

Después de un 2020 para el olvido, que dejó la salida de Aldo Bobadilla, Javier Álvarez y Humberto Sierra, el antioqueño volvió a su equipo del alma.

Fiel a su estilo, el entrenador mundialista prometió trabajo duro, pero le pidió paciencia a Raúl Giraldo – máximo accionista – para consolidar un proyecto deportivo.

A exactamente dos meses de que el Poderoso anunciara el inicio de su segundo ciclo, el orientador celebró el título de la Copa BetPlay.

Fue contra Deportes Tolima y con más sufrimiento del que los integrantes del DIM y sus hinchas hubiesen querido (5-4 en la definición por penales, tras el 1-1 en el tiempo regular).

Sin embargo, la excelente noche de Andrés Mosquera Marmolejo y la precisión de Matías Mier, Agustín Vuletich, Leonardo Castro, Andrés Cadavid y Juan Guillermo Arboleda, le dieron el bicampeonato al Rojo.

Para el DT fue una especie de revancha porque en la final de la Liga 2012-II, el Millonarios de Hernán Torres se quedó con la estrella ante el Decano, en los cobros desde los doce pasos.

‘Bolillo’ Gómez cumplió con su primer objetivo en el Deportivo Independiente Medellín y le devolvió la alegría la afición que volvió a corear: ¡Grita el pueblo clamoroso, viva el DIM, el Poderoso!

Leer más: BAYERN MUNICH LOGRÓ EL SEXTETE