Dos goles de Benzema y Casemiro en los últimos 5 minutos salvaron un punto en Mönchengladbach.

Cuando se creía que la victoria en el clásico motivaría al Real Madrid para su juego en Champions, el Borussia Mönchengladbach lo sorprendió en su estadio.

Lee también: 1-3 y el clásico se pintó de blanco

Si bien el equipo de Zidane, que repitió nómina, dominó gran parte del partido, la falta de contundencia pasó factura y los alemanes cobraron dos veces para ponerse en ventaja y dejar al ‘Merengue’ en la cuerda floja.

El buen fútbol se fue diluyendo mientras corría el reloj, pero el empuje de los liderados por Ramos salvó la papeleta sobre el final.

Primero Benzema con una especie de chilena y luego Casemiro de cabeza, empataron en el 87 y 92 respectivamente. Punto de oro si se tiene en cuenta la situación.

El Real Madrid es último de su grupo y tendrá que lograr un rendimiento casi que excelente en los 4 partidos restantes si no quiere quedarse por fuera de su competición natural: La Champions League.

Lee también: la crítica de Isco a Zidane